Lecciones de innovación desde Israel

En Israel se vive la innovación y el emprendimiento. ¿Cómo se ha logrado esto? Son múltiples las razones. Conozca las seis fundamentales.

Sin Comentarios

Israel cabe 33 veces en Chile. Cabe dos veces en la Región de Coquimbo. Sus habitantes sobrepasan por poco la mitad de los habitantes de nuestro país. Arrastran por años un conflicto con sus países vecinos. No poseen grandes recursos naturales.  La mitad del país es desierto. El recurso agua es escaso.

No obstante, en 50 años se han desarrollado como casi ningún país lo ha hecho; son el 5to país con mayor generación de patentes al año; la expectativa de vida está dentro de las top 10 a nivel mundial; tienen la segunda penetración per cápita de computadores. El 75% de su agua es reciclada. El 40% de su agua potable proviene del mar.

¿Magia? No, innovación, estrategia, foco.

En Israel se vive la innovación y el emprendimiento. ¿Cómo se ha logrado esto? Son múltiples las razones, pero a mí modo de ver  las fundamentales son 6:

  1. Decisión política y foco: Israel decidió tomar el camino de la innovación y el emprendimiento de forma explícita y planificada.
  2. Sentido de urgencia: ausencia de recursos naturales y conflictos con vecinos contribuyeron a generar la necesidad de innovar.
  3. Desarrollo del capital humano: dada la calidad de sus científicos e ingenieros, empresas como IBM, Google, Intel, Motorola, GE y Applied Materials tienen centros de I+D en la zona.
  4. Explotación comercial de la investigación básica y aplicada.
  5. Apostar por lo global: el mercado es el mundo, no la región.
  6. Círculo virtuoso de cooperación entre entidades estatales y privadas de inversión, universidades y emprendedores.

En Chile se aprecian avances en materia de innovación. Pero aún falta mucho. Nuestros principales activos, como son la existencia de recursos naturales, la estabilidad política y económica y una posición única en comparación con nuestros vecinos, nos pueden adormecer, generando una sensación de complacencia, el peor enemigo del cambio y el crecimiento.  Todo lo contrario de sentido de urgencia.

Sin comentarios Deja tu comentario