Innovación en Chile

¿Podrían las gacelas mitigar la crisis?

Imagen de Alan Farcas
Alan Farcas

Director Ejecutivo desde 2006 de Endeavor Chile. Su experiencia le ha permitido dirigir asesorías de diseño de programas, evaluación de impacto y mejoras de gestión para proyectos de ciencia, tecnología, innovación y emprendimiento en Chile, Ecuador, Uruguay, Perú, Paraguay, Venezuela, Nicaragua, Panamá, Bolivia y Suriname. En paralelo a las actividades de consultoría fue coordinador de estrategia del Programa Bicentenario de Ciencia y Tecnología del Banco Mundial para Chile; fundador y director de Octantis -la incubadora de nuevos negocios innovadores de la Universidad Adolfo Ibáñez-; y miembro del consejo directivo del Programa de Doctorado en Biotecnología de la Universidad de Santiago de Chile.

Emprendedores que logran crecer a tasas mayores al 20% sistemáticamente son considerados “gacelas”. Crean empleos de calidad, estables y pagan hasta 10 veces el promedio de sus industrias.

En países desarrollados estas empresas “nuevas” crean el 50% de los empleos y el 80% de las innovaciones, siendo el motor de las economías. Y lo interesante es que las crisis han sido históricamente un buen sustrato para la irrupción de grandes turbinas económicas como Microsoft, Google o Facebook, trío ícono de las empresas gacela.

En Chile se consideran empresas “grandes” a las que venden más de 3 millones de dólares. Según un estudio del 2008 (La Dinámica Empresarial en Chile) de Benavente, sólo 581 del casi medio millón de microempresas -que había en 1999- lograron llegar a ser “grandes”. Y de las empresas creadas después del 99, apenas el 0,5% llegó a ser grande (si no consideramos servicios financieros y minería este indicador baja dramáticamente).

Estas nuevas empresas requieren ser pensadas y estructuradas en forma global y deben ser escalables, innovadoras y dinámicas. El ecosistema de emprendimiento nacional se ha ido sofisticando progresivamente, especialmente con el respaldo de CORFO en la cadena de financiamiento (semilla, ángel y riesgo), pero aún faltan eslabones fundamentales a nivel regulatorio, educacional y cultural.

¡Necesitamos velocidad! Las gacelas tienen que moverse rápido y aprovechar las ventanas de oportunidad. No podemos seguir con estructuras complejas y difusas en la banca, sistema de subsidios y controles. No sólo deberíamos llegar a estándares internacionales en tiempos de apertura de empresas.

Requerimos ser verdaderamente agresivos para que los inversionistas tengan la motivación para embarcarse. Se hace indispensable un mecanismo tributario que premie a los que invierten en emprendimientos dinámicos. En países como Inglaterra, los ángeles reciben un subsidio directo y un incentivo tributario por casi el 60% de los recursos que aportan.

Y en educación y cultura, aunque los cambios son lentos, habría que partir en algún momento para que las nuevas generaciones no fueran adversas al riesgo, castigadoras del fracaso y poco apoyadoras a los que tienen la valentía de iniciar un nuevo proyecto. Necesitamos jóvenes con capital y habilidades sociales, que escuchen, con iniciativa, empáticos, bilingües y con hambre de concretar iniciativas de alto impacto. La vuelta de tuerca está en que no basta con “enseñar a pescar”, necesitamos crear, en forma recurrente, nuevas “flotas de buques pesqueros” que se lancen a competir al mundo, en forma sustentable con el medio ambiente, elemento que está en el ADN de los emprendedores dinámicos.

La innovación y el emprendimiento es una bandera real y disponible para que las gacelas lideren el vuelo en momentos de crisis y se consoliden como un modelo de crecimiento robusto para Chile.

Fecha : 
16 noviembre, 2009