3. CRITERIOS DE SELECCIÓN DE PROYECTOS DE LOS FONDOS TECNOLÓGICOS DE ACUERDO A SU APORTE REAL AL TEMA DE LAS TECNOLOGÍAS AMBIENTALES

En este capítulo se presentan los criterios utilizados para seleccionar, del total de proyectos financiados por los Fondos Tecnológicos, un subconjunto denominado "proyectos ambientales". 

Primer Criterio:

Se seleccionaron proyectos financiados por los Fondos Tecnológicos utilizando un criterio de afinidad conceptual con el siguiente listado de políticas, hayan o no sido enunciadas explícitamente por la autoridad ambiental:

1.- Control de la contaminación atmosférica
2.- Uso sustentable de los recursos hídricos
3.- Manejo adecuado de los residuos sólidos
4.- Uso sustentable y protección de los recursos naturales
5.- Protección del hábitat urbano
6.- Fortalecimiento Institucional para la gestión ambiental
La idea aquí es revisar los proyectos listados a partir de su título y evaluar si se inscriben o no en alguno de los ámbitos definidos a priori como ambientales. La evaluación se realizará utilizando el juicio de expertos, a fin de producir una selección gruesa que separe el subconjunto Ďambientalí del gran conjunto de proyectos financiados por los Fondos Tecnológicos, los cuales pertenecen a diferentes ámbitos del quehacer tecnológico nacional. La aplicación de este criterio da lugar a un subconjunto denominado "Proyectos con Componentes Ambientales". 

Segundo Criterio:

A partir de ocho indicadores de gestión ambiental se clasifican proyectos del subconjunto denominado "Proyectos con Componentes Ambientales", obtenido a partir de la aplicación del criterio anterior. 

Los indicadores de gestión ambiental son del tipo siguiente:

1.- Uso de tecnologías limpias
2.- Incentivo al uso de reciclaje, reutilización y reducción en origen
3.- Gestión de comando y control
4.- Uso de tecnologías "end of pipe"
5.- Uso de información en redes para la toma de decisiones
6.- Uso de información centralizada para la toma de decisiones
7.- Uso de instrumentos económicos para la gestión ambiental
8.- Tipo de Fiscalización
En esta fase se realizó una aproximación fina al verdadero aporte de los Fondos Tecnológicos a la gestión ambiental. La clasificación busca mostrar algún tipo de tendencia en cuanto a la modernidad de los enfoques y aportes de los Fondos, ya que enfoques apegados a tecnologías end of pipe o comando y control mostrarán enfoques más antiguos, mientras que gestiones que incentivan el uso de tecnologías limpias o el reciclaje, serán percibidas como más modernas. En los casos en que se aplicó más de un criterio, se asignó el proyecto a aquel descriptor que con mayor frecuencia se menciona por el proyecto. La aplicación de este criterio dio lugar a grupos de proyectos excluyentes entre sí. 

Para operacionalizar esta tarea, se utilizó la siguiente matriz de indicadores clave de "modernidad y pertinencia con políticas públicas vigentes" de la gestión para cada componente ambiental identificado.


Tercer Criterio:

Una vez identificados los proyectos ambientales del conjunto de proyectos financiados por los Fondos Tecnológicos, y ordenados en cuanto a su importancia desde el punto de vista de la modernidad de su enfoque de gestión, se realizó una revisión de treinta proyectos aplicando dos indicadores: 

  • El primero, referido a la escala temporal en la que actúa o tendrá efecto el proyecto (corto, mediano y largo plazo); y 
  • El segundo, de acuerdo a la modalidad del efecto ambiental que produce (directo o indirecto).
La utilización de este criterio en una selección de 30 proyectos que cumplen con el criterio 1 y 2, es decir, proyectos ambientales que entregan información relevante a la gestión ambiental, permitió aproximarse de una manera más certera a la pregunta base de este estudio, esto es, ¿cuál ha sido el aporte real que han hecho los Fondos Tecnológicos al tema de las tecnologías ambientales?. Así,  por medio de una exploración más profunda al interior de los proyectos, y ya no a través de una mera revisión de títulos, se indagó en la consistencia entre proyectos y políticas públicas en materia ambiental. 

La idea fue generar un listado en el que se situarían los proyectos de acuerdo a su importancia, determinada por la siguiente matriz:

De esta manera, los proyectos que se ubiquen en las casillas sombreadas de la matriz, serán considerados como los que mayor consistencia tienen con las políticas públicas ambientales vigentes en la actualidad. El raciocinio detrás de esta clasificación proviene del supuesto que la calidad ambiental del país requiere de la implementación de los proyectos a la brevedad, y que la tardanza en implementarlos o  que rindan frutos, perjudica o demora, al menos, una gestión ambiental necesaria y pertinente. 

Se define como de corto plazo a aquellos proyectos que se implementan en menos de un año; de mediano plazo a aquellos que se implementarán en más de 1 año y menos de 5 años; y de largo plazo a aquellos que se implementarán o rendirán resultados en más de 5 años. 

Los efectos directos se considera que ocurren cuando, como producto inmediato del proyecto, se obtiene un resultado ambiental. Por el contrario, un efecto indirecto se presume cuando el proyecto en cuestión genera o desarrolla las condiciones, la tecnología o la institucionalidad para que un efecto directo tenga lugar.