Innovación en Chile

Ley regulatoria a gobiernos coorporativos de empresas

Martes 13 octubre 2009
Imagen congreso

La iniciativa constituye una de las normas que Chile debe cumplir para ingresar a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

El ministro de Economía, Hugo Lavados, destacó esta mañana la promulgación de la ley que regula los gobiernos corporativos de las empresas, que permitirá seguir "mirando adelante en aras de la transparencia y el perfeccionamiento del mercado".

Tras participar en la ceremonia que encabezaron la Presidenta Michelle Bachelet y el ministro de Hacienda, Andrés Velasco, el titular de Economía fue consultado por los efectos de la ley en casos de uso de información privilegiada. Al respecto, afirmó que la normativa "precisa de mejor forma cuáles son los antecedentes que definen qué es información privilegiada y, en segundo lugar, señala las sanciones que existen por uso de información privilegiada".

Añadió que "al entregar a los directorios la tutela sobre este ámbito, van a quedar claros los llamados blackout, es decir, los periodos en los cuales un director o un ejecutivo de una empresa que posee información que no ha salido al mercado, no podrá comprar o vender acciones".

Además, el ministro Lavados afirmó que esto incluye los estados financieros de las empresas, y recordó que en los países desarrollados quienes tienen acceso a esa información están impedidos de transar acciones.

Tras firmar la ley, la Presidenta Bachelet afirmó que "se trata de un gran paso en la perspectiva de fortalecer la transparencia y la buena marcha de la economía".

La iniciativa constituye además uno de los proyectos de ley con los que Chile debe cumplir para ingresar a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE. "La ley que estamos promulgando busca incrementar los estándares y la eficacia de los gobiernos corporativos de las empresas que dan escala global a nuestra economía y en las cuales depositan su confianza los accionistas. Con ellos buscamos fortalecer a las empresas, mejorar su eficiencia, garantizar la confianza del mercado en ellas, por lo que hemos seguido el estándar internacional de aquellos países con quienes deseamos compararnos en crecimiento, innovación y desarrollo, porque sólo de esta manera vamos a efectivamente competir a nivel global", destacó la Mandataria.

Agregó que a lo largo de los años "Chile ha ganado un buen nombre en el mundo de los negocios, pero no puede descuidarse. Cuesta mucho ganar la credibilidad y perderla la verdad es que no cuesta nada y ello exige seguir fortaleciendo nuestras instituciones, elevar la solvencia de las empresas, afianzar las certezas jurídicas y la confianza en el modo en que así tenemos las cosas".

Entre los elementos que destacan de esta nueva normativa está la prohibición de vender valores cuando se está en posesión de información privilegiada.

Además, dispone la existencia de directores independientes, estableciendo la obligatoriedad de su participación en la integración del comité de directores. Las empresas que tengan sobre el 12,5% de sus títulos en posesión de accionistas minoritarios y cuenten con una capitalización bursátil de al menos 1,5 millón de UF –unos 55 millones de dólares-, deberán elegir a lo menos un director independiente, el que deberá cumplir con una serie de requisitos y podrá ser elegido con los votos de todos los accionistas, sin excluir los votos del contralor de la empresa, como ocurre hoy.

Por otra parte, regula las operaciones con partes relacionadas y conflictos de intereses. También se incrementa la divulgación de información al mercado, ya que obliga a los accionistas que controlen el 10% o más de las acciones de una sociedad abierta, así como a sus ejecutivos principales, a informar a la Superintendencia de Valores y a cada una de las bolsas, de toda adquisición o enajenamiento de valores de esa sociedad a más tardar al día siguiente en que se ha materializado la operación.

Asimismo, entrega al directorio de la empresa la responsabilidad de adoptar las medidas apropiadas para evitar que la información de la sociedad sea divulgada a uno o más potenciales inversionistas, antes de ser puesta a disposición de todos los accionistas y del público.

La Mandataria aseguró que "la convicción del gobierno es que así como hemos dicho que queremos mejor Estado, también hemos señalado que queremos mejor mercado, que opere con reglas muy claras y garantías para todos y estamos convencidos que si hay algo que la crisis mundial se encargó en demostrar es a donde conducen los mercados opacos, sin las regulaciones adecuadas ni controles eficientes en los que pueda crearse un terreno abonado por los abusos".

ley | OCDE